Esos Contratos que “te atan”

Miércoles, 17 Septiembre   

Hay miles y miles de personas que desean cancelar los pagos de membresías que ya no usan o contratos a largo plazo por servicios que no cumplen sus expectativas.

Pero a veces deshacernos de esos acuerdos es tan difícil, ¡que aquello parece durar eternamente!

Cuando la cancelación se complica

El gimnasio es una de esas quejas más frecuentes, pues es tan complicado cancelar ese convenio que muchas personas optan por continuar pagando antes que lidiar con los departamentos de servicios al cliente o dañar su crédito por descontinuar el pago.

Si ya ha pasado el tiempo, casi siempre te aceptan cancelar un contrato si presentas una carta médica que diga que no puedes hacer ejercicio por una condición de salud, o si muestras pruebas de que te vas a mudar de ciudad.

Aún así, algunos gimnasios establecen multas por cancelación antes de tiempo; en ese caso, saca cuentas y calcula si te conviene más pagarla.