Cuando puede resolverse el contrato

Viernes, 5 Septiembre   

La extinción del contrato de arrendamiento

La primera de las causas de extinción del contrato de arrendamiento es el transcurso del tiempo por el que se celebró.

Debe destacarse al respecto que, aunque las partes pueden acordar libremente su duración si se pactó por un tiempo inferior a 5 años, el inquilino tiene derecho a continuar en la vivienda hasta agotar este término, si lo desea, sin que el propietario pueda oponerse.Una vez cumplido este periodo, podrá comunicarle al inquilino su intención de no prorrogar el contrato.

En segundo lugar, tanto el propietario como el inquilino pueden solicitar la resolución del contrato de arrendamiento en aquellos casos en los que incumplan sus respectivas obligaciones. Así, el propietario podrá resolver el contrato si el inquilino:

* No paga la renta o la fianza.
* Subarrienda o cede a un tercero la vivienda sin consentimiento del propietario.
* Causa daños en la vivienda intencionadamente o realiza obras sin consentimiento del propietario.
* Realiza en la vivienda actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas.
* Cuando la vivienda deje de ser primera vivienda del inquilino.

Por su parte, el inquilino podrá resolver el contrato si el propietario:

* No realiza las reparaciones necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad apropiadas.
* Perturba al inquilino en la utilización de la vivienda.

Por último, el contrato de arrendamiento también podrá extinguirse en los casos en los que se pierda la finca por alguna causa de la que no sea responsable el arrendador (por ejemplo, un terremoto) y por la declaración de ruina realizada por la administración competente.